icono1

Lun. - Vie. | 7 am a 2 pm

Madre e hija abranzandose

Función de mamá y papá en la adolescencia

Educar es volver a vivir. Las madres o padres se conectan con su adolescencia. Sin embargo hay que tener presente que no estás viviendo tu adolescencia, estás acompañando a tu hija o hijo adolescente. 

La forma en la que los adolescentes se perciben a sí mismos y la forma en la que los padres los perciben, puede ser contradictoria. Muestran indiferencia y desapego ante el amor de los padres, pareciera que no les interesa, pero sí lo necesitan. Quieren libertad y autonomía, al mismo tiempo, necesitan de la presencia y estabilidad de sus padres. Se sienten inseguros y perdidos, pero no quieren pedir ni recibir ayuda.

La relación de las madres y padres con los adolescentes, cambia, es diferente a la relación que tuvieron en la infancia y la niñez. Puede ser difícil, porque está lleno de contradicciones: 

  • Son críticos y emiten juicios ante sus padres y madres.  
  • Se muestran menos amables y disciplinados. 
  • Viven más estrés, presión y disgustos.  
  • Es posible que se presenten peleas, gritos, llanto, azote de puertas, son reactivos e impulsivos;  recuerden que es parte de la adaptación a las nuevas condiciones de vida. 
  • También es posible  que se presenten problemas alimenticios, abuso de alcohol, drogas, ausentismo escolar, conductas desenfrenadas.

Navegarán entre la obediencia y la desobediencia, entre acatar reglas y llevar la contraria. Recuerden que las áreas encargadas del auto-control, el juicio, las emociones, la organización, se ven afectadas y terminan de madurar durante esta etapa. 

Mamá y papá, no están en un concurso de popularidad, no se preocupen por agradar, no se limiten por no hacer enojar, no quieran ser sus amigos.

  • Hay que ser claros, firmes y constantes con los límites y las reglas.  
  •  Regular el uso de computadoras, celulares, salidas, dinero, amigos.
  • Aceptar el cambio, aceptar la definición de su personalidad y de su sexualidad.  
  • Vivir y transitar por el duelo de perder a la niña o niño que te admiraba, que te creía, que te imitaba. No caer en la confrontación. 
  • Propiciar cierta libertad para experimentar, probar y aprender. 
  • Aceptar los cuestionamientos, para que consoliden su propio sistema de creencias. 
  • Respetar su intimidad. 
  • Promover el diálogo y la negociación. Hazle sentir que gana de vez en cuando.  
  • Cada situación de crisis, puede ser una ventana de oportunidad, de intervención para mejorar.

Los adolescentes, se mueven entre la necesidad afectiva y la irresistible necesidad de distanciamiento. 

Las madres y padres pueden sentir miedo. 

  • De lo que pueden encontrar o lo que  puedan enfrentar fuera de casa. 
  • De lo que quieren experimentar, se muestran atrevidos y audaces. 
  • De las diferentes facetas que muestran, a veces totalmente contrario a lo que es la familia. 
  • Miedo a que pronto no te necesiten. 
  • Es posible que el comportamiento del adolescente decepcione el ego de los padres o madres, porque no cumple tus expectativas. Recuerda que está cumpliendo o probando las suyas. 

El miedo hace que los padres actúen fuera de control, o queriendo controlar todo, sin embargo los adolescentes necesitan espacio, privacidad y confianza.

Es posible sentir frustración, impotencia, ira, todas las emociones están permitidas, las acciones están limitadas, cuida lo que dices y lo que haces. 

Quiérele cuando menos se lo merezcan, porque será cuando más lo necesiten.

secundaria-montessori-lancaster

Suscríbete y recibe actualizaciones semanales

Educar para los cambios

La vida es fuerza, transformación, riesgo y cambio. El nacimiento es el primer evento en el que se pone a prueba los recursos con los

icono1

Lun. - Vie. | 7 am a 2 pm

icono2

+52 1 9999 22 05 37

icono3

contacto@montessorilancaster.edu.mx

icono4

Colonia México, Mérida, Yuc.