icono1

Lun. - Vie. | 7 am a 2 pm

primer-plano-nina-que-elige-papel-emoticonos-cara-triste-celebrado-psicologo-joven-sonriente_23-2148026261

La inteligencia emocional infantil en tiempos de crisis

Desde la pandemia ha causado un gran impacto en la vida de todos y todas en nuestra manera de vivir, socializar y trabajar. Sin embargo, este cambio para los niños de entre 6 y 12 años puede generar confusión, estrés y ansiedad. El repentino cierre de escuelas, el cambio de modalidad escolar, el distanciamiento forzado con sus amigos, el no poder salir a lugares como antes, las preocupaciones y el estrés de sus padres ante el “home office”, la economía, las preocupaciones de contagios entre familiares y amigos son algunos de los aspectos clave que pueden afectar la inteligencia emocional a los niños.

Estabilidad emocional infantil

Es bien conocido que los seres humanos contamos con una gran capacidad para afrontar los cambios y adaptarnos a ellos en distinto nivel y de distinta forma, sin embargo, la capacidad infantil es un poco más indefensa y vulnerable ante estos tipo de sucesos. Por lo que se requiere un soporte y una guía para afrontar todas estas transiciones por parte del adulto hacia los pequeños.

Es común que los pequeños y pequeñas tengan preguntas ante la situación que hubo y como padres o madres es imprescindible mantener la calma y dependiendo de la edad explicarles la situación, ya sea a través de un cuento o con una explicación breve y clara, con vocabulario que los niños y niñas puedan entender y sin entrar en demasiados detalles. 

 El desarrollo emocional en las niñas y niños

En los primeros años de vida, el niño y la niña tiende a observar, conocer su entorno y a las personas que lo rodean. Aprende a identificar roles familiares, acciones internas y externas, adquiriendo conocimiento de cada uno de estos elementos. Sin embargo, es a partir de los 6 y 7 años donde tienden a desarrollarse y armar su propia personalidad tanto física como emocional, es durante esa edad y hasta los 12 años que pasan por un proceso educativo y continuo de sus emociones, desarrollo humano, bienestar personal y social, las cuales terminan definidas de manera permanente al entrar en la adolescencia.

También, en ese rango de edad los niños y niñas tienden a aprender cómo adaptarse a los cambios, sin embargo, un suceso histórico como el que se vivió, fue un cambio muy brusco para todas y todos. Incluso hasta adultos han sufrido con este repentino cambio. En la vida de los más pequeños y pequeñas puede generar emociones negativas como pánico, estrés, ansiedad, rabia y miedo.

Inteligencia emocional infantil

Como madres y padres es imprescindible desarrollar técnicas de aprendizaje socioemocional que ayuden nuestros hijos e hijas en situaciones complicadas donde su calma se vea sobrepasada por su estrés, miedo o ansiedad. Entre las cuales, una forma de ayudar a conocer sus sentimientos pueden ser:

  • Platicar con él/ella sobre el tema que le tiene desconcertado
  • Contestar a sus preguntas en un tono neutro y hacerle ver que sus sentimientos importan
  • Es normal sentir lo que está sintiendo y que está bien sentirlas y expresarlas con respeto y calma, explicándoles que son situaciones pasajeras.

Expertos en psicología, aseguran que nunca hay que dejar a la niña o niño solo cuando se sienta en una situación de pánico, ansiedad o estrés, ya que puede hacerlo sentir solo e incluso tener la idea de falta de interés por parte de su madreo o padre.

Acciones que pueden ayudar a contribuir el estado emocional de los niños y las niñas 

En primer lugar, es importante que las niñas y niños comiencen a conocer desde muy pequeños sus emociones y comenzar a trabajar en ellas con ayuda del adulto, inculcar el respeto hacia lo que otras personas pueden sentir al igual que el respeto al pensamiento propio, es una de las claves para desarrollar los pilares de una sociedad empática y respetuosa

Es completamente normal que tu hija o hijo tenga cientos de preguntas sobre temas que le pueden crear incertidumbre, miedo, estrés o ansiedad, tal como los efectos de la pandemia o cosas demasiado simples como la oscuridad, los animales, situaciones del día a día, entre otros. Ante todas estas preguntas, lo importante es escuchar para detectar el origen de la situación y hablar con claridad haciéndolo sentir cómodo con sus emociones y tranquilizarla/o a través de respuestas claras, concisas y objetivas de acuerdo a su edad.

Muchas veces, las emociones presentadas en su mayoría son transmitidas por la madre o padre, por lo que hay que tener especial cuidado sobre cómo les hablamos o cómo nos vemos ante ella o él.

Otra de las acciones que pueden ayudar en la situación emocional de las niñas o niños son las palabras. Expresarles y hacerlos sentir queridos con palabras como “te quiero”, “yo estoy aquí”, “no estás solo/a”, entre otras, ayudan a que se sienta en un entorno seguro concentrando sus emociones y su enfoque en otras situaciones. 

Inteligencia emocional infantil

Inculcarles a respetar con disciplina las rutinas diarias saludables como lavarse los dientes, irse a dormir, la hora de la comida, ver televisión, realizar actividades didácticas, entre otros, ayuda a la niña o niño a sentirse en un entorno relajado y seguro. Al igual que adquieren conocimientos, además de identificar las rutinas adaptándolas a su estilo de vida, creando un ser humano disciplinado que se encarga de sus necesidades básicas e individuales.

Limitar el acceso al uso aparatos electrónicos y noticias diarias, ayuda a que tu hija o hijo a no saturarse de información, evitando que el estrés y la inactividad aumenten en el entorno en el que se desarrolla. Lo que se recomienda hacer actividades familiares que los ayuden a aprender y canalizar su energía en acciones positivas, tal como preparar un pastel, realizar manualidades, aprender a cocinar, mostrarles cómo doblar su ropa, hacer un juego de preguntas y respuestas, juegos de mesas, entre otras cosas.  

Mantener a la niña o niño activo, ayudará a regular y a equilibrar los químicos cerebrales encargados de las emociones y a mantenerla/o saludable, por lo que es importante realizar actividad física de acuerdo a su edad para activar su mente y cuerpo. 

Como padres o madres, hay que recordar la importancia de las emociones en los primeros diez años de vida del niño/a, ya que estás definirán al adulto que será toda su vida y serán la base de cómo se enfrentará a distintas situaciones el resto de su vida.  

En Montessori Lancaster, sabemos que la base de una sociedad es la familia y que tanto guías, madres, padres y personal escolar tenemos mucha responsabilidad al criar e inculcarles a los niños y niñas valores que los ayuden a enfrentar situaciones que se les pudieran presentar en el futuro por si solos. Por ello, nos preocupamos por el bienestar físico y emocional de nuestros pequeños y pequeñas, lo que nos motiva a seguir fielmente la filosofía que diseño la Dra. María Montessori, porque estamos convencidos que ese método potencializa el futuro de la niña o niño.

Suscríbete y recibe actualizaciones semanales

Educar para los cambios

La vida es fuerza, transformación, riesgo y cambio. El nacimiento es el primer evento en el que se pone a prueba los recursos con los

icono1

Lun. - Vie. | 7 am a 2 pm

icono2

+52 1 9999 22 05 37

icono3

contacto@montessorilancaster.edu.mx

icono4

Colonia México, Mérida, Yuc.